Dime cómo trabajas y te diré qué te ‘quema’

TRABAJO

Dime cómo trabajas y te diré qué te ‘quema’

La sobrecarga de tareas, la monotonía y la percepción de falta de reconocimiento pueden ser detonantes del síndrome de burnout, del ‘trabajador quemado’. Un equipo de científicos ha analizado las variables que influyen en el desarrollo de los tres subtipos del trastorno: ‘frenético’, ‘sin desafíos’ y ‘desgastado’.
  El estrés laboral crónico y la percepción de falta de reconocimiento en el trabajo forman el caldo de cultivo para que  aparezca el síndrome de burnout, del ‘trabajador quemado’. “La prevalencia del trastorno va en aumento en nuestro país y representa un grave problema para la sociedad, por las pérdidas económicas que causa y por las consecuencias en la salud”, asegura Jesús Montero-Marín, autor principal del estudio e investigador senior en el Instituto Aragonés de Ciencias dela Salud.

  En función de los rasgos del síndrome, los expertos distinguen tres perfiles: ‘frenético’, ‘sin desafíos’ y ‘desgastado’. El estudio, publicado en BMC Psychiatry, revela las variables sociodemográficas y laborales asociadas a cada uno de ellos. Mediante cuestionarios, el equipo de Montero-Marín encuestó a una muestra de 409 empleados de la Universidad de Zaragoza, entre personal administrativo, de servicios, docentes, investigadores y becarios.

  “El perfil ‘frenético’ se asocia con el número de horas de trabajo”, explica Montero-Marín. Una persona que dedique más de 40 horas por semana a su tarea laboral tiene una probabilidad casi seis veces mayor de desarrollar el síndrome, comparado con otra con un horario inferior a 35 horas. Este tipo de empleados suele tener una alta implicación en su cargo, grandes ambiciones y una elevada sobrecarga de tareas.
  Un trabajador dedicado a tareas monótonas, con tendencia al aburrimiento y a la falta de desarrollo personal, tiene más riesgo de desarrollar el perfil ‘sin desafíos’. El personal de administración y servicios tiene una probabilidad casi tres veces mayor de pertenecer a este grupo, comparado con el docente e investigador. Además, es un perfil sobre todo masculino. “Mientras que ellos tienden a alejarse de los objetivos de la empresa, ellas terminan por desarrollar agotamiento emocional”, explica el psicólogo.
  Por su parte, el tipo ‘desgastado’ suele aparecer en personas que, con una larga trayectoria en la misma empresa, terminan por descuidar sus propias responsabilidades, dada la falta de reconocimiento que perciben a su alrededor. Así, un trabajador con más de 16 años de servicio en un mismo lugar de trabajo presenta un riesgo cinco veces superior a desarrollar este tipo de perfil, comparado con otro que lleve menos de cuatro años de servicio.Fuente: agenciasinc.es

¿te ha gustado este artículo? compártelo  haciendo click en google+, twitter, o en facebook “Me gusta”
pon tu comentario en Comments, aquí abajo

 

Psicología-Psychology blog
Escrito por Gabriel Solano

2 comments

  • Un artículo interesante, pero ¿te has planteado el caso de aquel al que constantemente se le dice lo bien que hace esto o aquello, o que sin su trabajo nada saldría adelante cuando uno sabe perfectamente que no es cierto, y que el objetivo de ello es tan simple como “prefiero que lo hagas tu que se lo responsable que eres, antes de pedírselo a otro que es quien debe hacerlo pero del que no me fio”. A este perfil ¿como lo bautizamos? ¿Achicharrao? :-). Enhorabuena por este blog que he encontrado por casualidad.

    • Algunos compis tienen el “don” de no hacer nada y caer bien, y estos que tú mencionas, que cumplen con todo porque son responsables, son los que se achicharran. Gracias y saludos.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies