El efecto Ringelmann en el trabajo grupal

TRABAJO Uncategorized
Ringelmann

El efecto Ringelmann en el trabajo grupal

Ringelmann¿Se rinde más trabajando en grupo o individualmente?

Las tareas en grupo se pueden clasificar, según expuso Steiner en 1972, en tareas divisibles, donde los integrantes realizan subtareas en las que se puede dividir el trabajo; y tareas unitarias, en las que la tarea no se puede dividir. Según sean de maximización o de optimización, se destaca el aspecto de la cantidad o de la calidad, respectivamente. Y según los aportes individuales, las tareas se pueden dividir en aditiva, cuando la producción total es la suma de las individuales; tareas compensatorias, cuando son el promedio de los aportes individuales; disyuntivas, cuando se selecciona una en concreto de entre todas las individuales, como en una toma de decisión; y conjunta, cuando en producto grupal depende de la frecuencia o desempeño del miembro más lento o menos capaz (una cadena de montaje)

Un ingeniero francés llamado Maximilien Ringelmann, allá por el año 1913, realizó unos estudios para averiguar la eficacia en las tareas agrícolas en los que observó que cuando un grupo de personas tiran de una cuerda, la cual estaba atada a un instrumento que media la fuerza de tracción, cuando mayor era el grupo de personas menor era la fuerza que empleaban para tirar. Demostró que el esfuerzo de un grupo disminuía, al contrario del dicho popular de “la unión hace la fuerza” (aquí intervendría otro tipo de motivación), cuando se trata de tareas aditivas. También se repitió el experimento tapando los ojos a los participantes, para que no pudieran saber si estaban tirando, resultando que a los que se les decía que estaban tirando junto a otros tiraban con menos fuerza. Más tarde se hicieron experimentos en los que se midieron no sólo la fuerza física sino también otros aspecto como la creatividad en grupo, la producción de aplausos en un espectáculo (Latané, Williams y Harkins, 1979) y la natación por relevos.

Dos fueron las explicaciones que se dieron a este fenómeno: por un lado la pérdida de coordinación, los integrantes del grupo no combinan bien sus contribuciones individuales para que el esfuerzo común sea, como mínimo, la suma de las aportaciones individuales. El segundo factor posible es la falta de motivación, que se reduce cuando se pasa de la consideración de individuo a los procesos de interacción, esto es lo que se conoce como holgazanería social, ya explicado es un post anterior, y que influye en mayor medida que el primero. Foto de Flickr

Sigue las novedades de PSICOBLOG en tu red social favorita

1 comment

  • Es algo contradictorio con lo que observamos en la realidad. En cualquier caso me ha interesado ver este enfoque totalmente distinto a lo que podría pensar.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies