Engagement y flow en el trabajo

TRABAJO
engagement

Engagement y flow en el trabajo

engagement
Pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo, por eso es importante que nuestra experiencia laboral sea lo más placentera posible. Se suelen distinguir dos tipos de organizaciones: las organizaciones saludables y las tóxicas.

Las organizaciones saludables son aquellas que invierten esfuerzos de colaboración, sistemáticos e intencionales para maximizar el bienestar de los empleados y la productividad, mediante la generación de puestos bien diseñados y significativos, de ambientes sociales de apoyo y mediante las oportunidades equitativas y accesibles para el desarrollo de la carrera y del balance trabajo-vida privada (definición de Wilson, DeJoy, Vandenberg, Richardson y McGrath, 2004). Además, no se olvida la parte de la psicología tradicional que se ocupa de otros aspectos como el estrés y la promoción de la salud laboral.

Se da tanta importancia al bienestar de los empleados como a la consecución de buenos resultados en la empresa. Y entre ambos existe una correlación positiva: los efectos de factores psicosociales positivos tendrán consecuencias positivas para la organización.

Según Salanova (2009), una organización saludable desarrolla prácticas saludables de estructurar y gestionar los procesos de trabajo que influirán en el desarrollo de empleados saludables y resultados saludables, interaccionando estos tres elementos e influyéndose mútuamente.

Cuando se promueven puestos de trabajo y acciones que mejoran y consiguen empleados saludables, se tienen empleados caracterizados por la autoeficacia, el optimismo, la resiliencia o resistencia y superación de los problemas y el engagement.

El engagement, término muy utilizado en estos últimos años, hace referencia a un estado afectivo positivo de plenitud que tienen los empleados saludables y que se caracteriza por el vigor -altos niveles de energía y activación mental en el trabajo-, la dedicación -actitud entusiasta y orgullosa-y la absorción en el trabajo -estado de concentración, de sentimiento de que el tiempo pasa rápidamente y de dificultades para desligarse del trabajo. Más o menos todo lo contrario a Bournout o síndrome de estar quemado en el trabajo.

Sin embargo, el flow es un proceso más puntual y relacionado con características o tareas concretas del trabajo. Cuando un trabajador trabaja con flow se siente motivada y capacitada para realizar una actividad concreta que le resulta además desafiante.  El empleado permanece totalmente concentrado, se esfuerza al máximo, desarrollando todo su potencial para conseguir realizar la tarea con el mejor resultado, y sobre todo, sintiendo que controla la situación.

Foto: Sean McEntee, de Flickr

Referencia: PSICOLOGÍA DE LAS ORGANIZACIONES, Amparo Osca Segovia, Francisco José Palací Desclas, Gabriela Topa Cantisano, Juan Antonio Moriano León, Ana María Lisbona Banuelos.IBSN:978-84-92948-57-4

 

 

 

1 comment

  • Buenos días,
    Mi nombre es Mónica, soy estudiante de Periodismo en la universidad Francisco de Vitoria.
    estamos comenzando un nuevo proyecto llamado ‘Compartiendo Inquietudes’ y el tema que estamos tratando ahora es el del Engagement en el trabajo. Les escribía para pedirles permiso porque he visto un artículo relacionado con este asunto y nos gustaría compartirlo en nuestra página, por supuesto a su nombre.
    Muchas gracias,
    Un saludo.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies