La comunicación en la familia

FAMILIA LIBROS
rp_2014-12-10-15.50.15-225x300.jpg

La comunicación en la familia

2014-12-10 15.50.15

Necesitamos comunicarnos con los demás para sentirnos protegidos, seguros y conectados. Intercambiamos ideas, sentimientos, problemas, expectativas,…con los demás. En la familia es importante una buena comunicación, no en vano, son las personas con las que más nos relacionamos, y el primer entorno desde que nacemos.

La falta de comunicación es un problemas bastante serio que acarrea problemas en la pareja y los hijos. Si no hay comunicación surgen los conflictos y las tensiones.

Está claro que no todos sabemos comunicar bien, hay personas que lo cuentan absolutamente todo, cualquier sentimiento que haya surgido en una relación con terceras personas, otras en cambio son más reaccias a abrirse a su pareja o a sus hijos. Pero esforzarse en mantener una comunicación eficiente es algo que es muy beneficioso para la familia en general, ya que nos sentiremos conectados y apreciados por los demás.

Según el tipo de mensaje que recibamos, pueden afectar a nuestro estado de ánimo, así mensajes como “estoy orgulloso de tí” producen respuestas emocionales positivas de simpatía, afecto, responsabilidad, y alegria. Mensajes negativos como “eres torpe y no vales para nada”, generan en el receptor emociones negativas de tristeza, miedo, y rechazo, entre otras. Además, los mensajes no son negativos en cuanto que tienen una intención dañina, sino que se expresan para transmitir frustración o irritabilidad sin querer atacar.

Otro tipo de mensajes son los que no van a la conducta de otro miembro sino a criticar la forma de ser de ese miembro: en lugar de hacer ver que una conducta no ha sido correcta se ataca diciendo “tu no vales para nada” o “nunca harás las cosas bien”.

Una combinación de conflictos constantes, falta de respeto, un lenguaje agresivo y una subida de los niveles de estrés causan estados negativos donde la vida familiar se hace muy difícil.  Por esto la comunicación, una buena comunicación, es fundamental para contrarrestar estos desajustes .

Una primera regla para comunicar bien es mantener las formas, respetar a los demás,  comprometiéndose a usar palabras y gestos adecuados para facilitar la comunicación.

Trabajar sobre una buena comunicación y el fortalecimiento de los vínculos de afectos y las emociones es fundamental.

Utilizar palabras como “por favor” y “gracias” en lugar de imperativos, igualmente palabras como “lo siento” también son necesarias en la comunicación óptima.

Algunas limitaciones o barreras que obstaculizan la comunicación son las siguientes:

Ambientales: las que se presentan en el entorno, como el ruido, la temperatura, etc, del entorno donde se desarrolla.

Verbales: como el volumen, o dificultades para entender o emitir el mensaje.

Interpersonales, incapacidad de conexión entre los interlocutores, porque no que se caen bien o no “conectan”.

La actitud personal también influye en el proceso de la comunicación.

Y algunas conductas que influyen negativamente son las burlas, muecas, insultos, sarcasmo, ironía, susceptibilidades, chantaje emocional, amenazas, gestos físicos de desprecio, sermones y monólogos, gritos, descalificación, acusaciones, respuestas monosilábicas, ignorar y encerrarse en sí mismo. Actitudes todas ellas que hay que intentar evitar para lograr una buena comunicación en el seno de la familia.

Fuente: “La familia, de relaciones tóxicas a relaciones sanas” Laura Rojas-Marcos. Grijalbo www.megustaleer.com

 

 

 

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies