La teoría del cultivo, cómo nos influyen las series de televisión

LIBROS PSICOLOGÍA SOCIAL
televisor

La teoría del cultivo, cómo nos influyen las series de televisión

La teoría del cultivo. Esta teoría surge en los años sesenta del siglo pasado de la mano de George Gerbner, de la Universidad de Pensilvania, e inicialmente se desarrolló para el estudio de la violencia televisiva, ampliándose después a otros tipos de estudios.

Se concibe la televisión como un instrumento socalizador y se analizan los efectos no buscados o no intencionados de los programas televisivos destinados al entretenimiento, concretamente series y películas.

El concepto de cultivo hace referencia a cómo las personas forman impresiones acerca de la realidad social, a partir de la penetración sistemática de los contenidos televisivos. Mediante el uso de la encuesta se entregaron cuestionarios sobre el consumo de televisión y preguntas del tipo ¿cuántas horas dedica a ver la televisión al día?, qué tipo de programas prefieren ver, o preguntas sobre la percepción de los hábitos de los encuestados en relación a la televisión.

En general, estos estudios han comprobado que el consumo de televisión se asocia a una elevada percepción de riesgo y peligro -en el caso del estudio de la violencia en la televisión-, y a mantener un exagerado sentido de desconfianza, vulnerabilidad e inseguridad. Otra conclusión es que se asocia a mantener concepciones estereotípicas de los roles sexuales y de los ancianos, y a sostener creencias conservadoras sobre política.

El consumo televisivo reduce la satisfacción con la vida a través de la promoción del materialismo, influye en la percepción de las profesiones, de los asuntos medioambientales, de la violencia de género, de la discapacidad, de la ciencia, en las actitudes hacia las relaciones de pareja y en la percepción social de las minorias étnicas. Un ejemplo reciente de esta influencia está en España con la serie de televisión El tiempo entre costuras, emitida por Antena 3. Esta serie que cuenta la vida de una modista de principios del siglo XX fue un éxito de audiencia y disparó la venta de máquinas de coser en un 135% más. Y no sólo eso, además se comprobó que era durante el horario de emisión de la serie cuando más pedidos se realizaban.

Por eso, para temas como la prevención de enfermedades, erradicación de racismo, y otros similares, los mensajes incluidos en las series o películas pueden cumplir un buen fin educativo. Es un estrategia de producción de contenidos de ficción que se ancla en la aproximación educación/entretenimiento, vinculada con las teorías sobre aprendizaje social y persuasión narrativa.Foto de flickr. Fuente: Psicología Social, Editorial Médica Panamericana

1 comment

  • Beatriz Colin Montelongo

    Responder

    Me parece un blog muy interesante, pues de momento no pensamos en el impacto de la televisión sobre nuestro cerebro, tener información acerca de las consecuencias nos sirve para estar mas pendientes de lo que vemos y así tomar en cuenta que hay otro medios de información y entretenimiento.
    Me gustaría que incluyeran recomendaciones para mejorar nuestros hábitos con respecto a la televisión.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies