Riesgos de los consumidores de cannabis que autocultivan a pequeña escala

ADOLESCENTES PSICOLOGÍA SOCIAL TRASTORNOS
humo-blanco-en-habitacion

Riesgos de los consumidores de cannabis que autocultivan a pequeña escala

El cannabis (bien sea hachís o marihuana) es la sustancia ilegal más consumida en todo el mundo, se estima que la consume entre el 2,8 y el 5% de la población adulta. En España la tasa es mucho mayor, en una encuesta del Observatorio Español sobre Drogas realizada en 2011 se supo que el 14,1% de la población entre los 15 y los 34 años había fumado cannabis en el último mes. Se han demostrado los efectos psicológicos de su consumo en exceso, existiendo una categoría diagnóstica específica en el DSM-V (Manual de Clasificación de Trastorno Mentales): los Trastornos por Consumo de Canabis. otro dato preocupante es que en las admisiones a tratamiento por drogas, el 18,1% lo fue por consumo de cannabis, siendo mucho más alto, un 86,4%, si se trata de menores. Se trata pues de un problema de salud importante, cuya evolución se prevé ascendente.

El consumo de hachís o marihuana trae consigo la aparición de disfunciones, síntomas y trastornos como la ansiedad, depresión, síntomas psicóticos, personalidad antisocial, déficits cognitivos y consumo de otras sustancias más peligrosas. Estas disfunciones se han acentuado con el aumento de la potencia del cannabis, como consecuencia de modificaciones genéticas de la planta y del uso de instrumentos para el cultivo más sofisticados, especialmente los cultivos de interior.

Ha habido en los últimos años un auge en el cultivo para consumo propio y en pequeñas cantidades. Las ventajas para los consumidores son la disponibilidad de la sustancia, un abaratamiento del coste y, por consiguiente, la extensión del consumo.

Pero, ¿Es diferente este tipo de consumidor con el clásico que compraba para consumo propio?

Un estudio de Miguel Isorna Folgar, Bárbara Amado, Berta Cajal Blasco y María Dolores Seijo Martínez, publicado en la revista Anales de Psicología ha querido responder a la cuestión de si existen diferencias entre estos dos tipos de consumidores de hachís o cannabis, en cuanto a las variables patrones de consumo, riesgo de consumo problemático, datos sociodemográficos, abuso de cannabis  y dependencia de la nicotina y del alcohol.

Para responder a esta cuestión, participaron 761 consumidores, de los cuales 251 producían su propio hachís y respondieron a los cuestionarios de los psicólogos.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que el autocultivo se relaciona con un mayor consumo de cannabis, una mayor implicación en la venta ilegal del producto, el policonsumo y con problemáticas psicosociales derivadas de dicho consumo. Además, los que autocultivan tienen mayores niveles de dependencia y de riesgo de consumo problemático de cannabis.

Como ocurre con el tabaco de liar, tan de moda últimamente, lo que parecía una “ventaja” del consumo de cannabis,  es todo lo contrario: potencia el consumo y agrava las consecuencias tan negativas.

Foto de Flickr

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies