Relación entre motivación e inteligencia

APRENDIZAJE INFOGRAFÍAS INTELIGENCIA
DSC00898

Relación entre motivación e inteligencia

Según la Teoría de las Inteligencias Múltiples del neuropsicólogo Howard Gardner (1983), la inteligencia no se entiende únicamente como los conocimientos básicos que adquirimos en el colegio, sobre aritmética, escritura, geografía o matemáticas, etc. Definió la inteligencia como la capacidad para resolver problemas cotidianos, para generar nuevos problemas y para crear productos o para ofrecer servicios dentro del propio ámbito cultural. Amplía el campo de lo que entendíamos por inteligencia, incluyendo a la capacidad para desenvolvernos en la vida, además del expediente académico que tengamos cada uno.

Según Gardner, existirían 8 tipos de inteligencia: la lógico-matemática, la lingüística, la corporal kinestésica, la espacial, la musical, la inteligencia naturalista, la interpersonal y la intrapersonal. Esta última es la capacidad de construir una percepción precisa respecto de sí mismo y de organizar y dirigir su propia vida. incluyendo la autodisciplina, a la auto comprensión y la autoestima. Otra capacidad es la de auto-motivarse, que nos permite hacer un esfuerzo, físico o mental, no por obligación, sino porque queremos hacerlo. Gardner definió inteligencia como una capacidad, es decir, como una destreza que se puede desarrollar. Para aprender a desarrollar esta capacidad hay que empezar primero por aprender a fijar objetivos, que son distintos de los deseos (deseos tenemos todos los días, todos somos buenos “deseadores”, pero cuando lo ponemos en práctica es cuando se van materializando en objetivos, y esto es más difícil).

Poner en práctica este plan supone que en lugar de decidir cada día si ir al gimnasio o no, o cuánto comer, lo automatizamos y lo hacemos sin pensar. Por eso es más fácil cuando nos ponen una dieta, por ejemplo, llegar a la mesa con un menú prefijado y, sin pensarlo mucho, comemos lo que nos toca.

Otra cosa a tener en cuenta es la tolerancia a la frustración. No somos perfectos y puede que el plan no salga a la primera, para eso tenemos que ser tolerantes a la frustración y volver a empezar en cuanto notemos que no estamos siguiendo lo establecido.

infografia inteligencia emocional

 

 

 

 

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies