El síndrome de la cabaña. Diario del coronavirus

#cosasparamejorarelmundo ANSIEDAD

El síndrome de la cabaña. Diario del coronavirus

03 de mayo de 2020.

Ahora que empezamos a salir a la calle y retomamos algunas actividades como el deporte, está surgiendo un tema interesante desde el punto de vista psicológico, en el que nunca habíamos pensado.

Mucha gente, entre la que me incluyo, ha aprovechado esta situación de confinamiento para poner al día la lista interminable de tareas en casa (en el sentido literal lo de interminable): desde pintar o hacer arreglos a leer ese libro que teníamos en la repisa listo para ser empezado y para el que no encontrábamos un rato siquiera. Hemos hecho muchas cosas, hemos tenido tiempo de aburrirnos, de sentarnos en el sillón y mirar por la ventana sin pensar en nada…

Después de muchas semanas de adaptación a nuestra propia casa -tiene tela la frase, que no es sino un indicativo del nivel de histeria colectiva para tener experiencias y vivir la vida a tope, que tendríamos que repensar seriamente- hemos descubierto lo bien que se está, lo que nos cunde el tiempo, la necesidad que teníamos de bajar el ritmo de nuestra vida, y al final ha pasado lo que tenía que pasar: nos hemos dado cuenta que tenemos que bajar la velocidad de crucero que llevábamos, dejar ser tan productivos. Lograr la máxima productividad no solo se da en el ámbito laboral, que sería algo normal, sino además, está en llevar al máximo nuestro esfuerzo para lograr los objetivos que nos hemos marcado en todas las facetas de nuestra vida, porque «si queremos podemos» nos dicen y nos decimos, maximizar nuestras vivencias, nuestros logros, tener más amigos en instagram y los «me gustas», etc, etc, etc.

Estamos en un punto ahora mismo que, aunque no haya sido voluntario, estamos a gusto -digamos que no hay mal que por bien no venga, más bien-. Y justo en este punto, viene la siguiente fase de todo este embrollo: cuando nos dicen que podemos salir a hacer más cosas además de hacer la compra o a ir trabajar, el que aún trabaje. Más de uno se lo está pensando, sobre todo por el miedo al contagio, pero también por lo dicho en el párrafo anterior. A este sentimiento que mezcla miedo, miedo al rechazo de los demás, ansiedad y algo de tristeza por dejar nuestra segura casa, se le podría llamar el síndrome de la cabaña: que al parecer ya se ha dado en personas que han permanecido durante mucho tiempo hospitalizadas y tienen miedo de salir a la calle, expresidiarios, o personas que han sufrido un secuestro.

Este síndrome de la cabaña, del que no hay referencias académicas por haberse empezado a hablar de él recientemente, no se considera trastorno psicológico, pero en casos más extremos, se podría asimilar a una agorafobia o miedo a estar en espacios abiertos y a síntomas propios de la hipocondría, por el miedo a contagiarse, podría tener síntomas propios de la ansiedad o la depresión, y para estos trastornos psicológicos hay terapias eficaces para tratarlos.

Los psicólogos aconsejan no perder el contacto social durante el confinamiento y hasta que se vuelva a una situación más o menos normal, hoy en día con la tecnología es fácil, y podemos estar en contacto con nuestros amigos y familiares a través de videollamadas, por ejemplo. Si esto lo hemos hecho estas últimas semanas, seguir haciéndolas y compartir las experiencias de salidas con los demás es buena idea.

Hay que pensar que el cambio, otra vez, a esta nueva situación nos llevará un tiempo. Tenemos una gran capacidad de adaptación (quien nos iba a decir que podríamos aguantar tantas semanas en casa, que locura hubiéramos dicho), y al igual que nos hemos adaptados a la actual, adaptarnos a volver a salir y hacer vida casi normal (la nueva normalidad que dicen algunos) puede que para algunos no sea fácil, pero se conseguirá.

Hacer una nueva rutina, como la que hicimos cuando nos «confinamos», proponernos de forma gradual salidas a hacer un poco de ejercicio, cuando se pueda visitar a los familiares hacerlo, siempre con precaución y teniendo presente que los mayores son los más vulnerables (mortalidad del 24 % en mayores de 70 años, oí ayer en la tv), son cosas que podemos hacer.

Si ves que no puedes controlar la ansiedad y el miedo a salir de casa, que no duermes bien por la noche, que te afecta en tu vida diaria y ves que no podrás aguantar esta situación de «desecalamiento», acude y pide ayuda a un psicólogo o en tu centro de salud.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies